martes, 13 de mayo de 2014

poema nº 56

Sonrisa infinita,
Por una frase
Imposible de terminar.
Mis lágrimas se evaporan,
Cuando por mis mejillas
Quieren resbalar.

Pues en tus ojos me reflejo,
Y en ellos, encuentro
Mi tranquilidad.

Gracias a tu cuerpo,
Y el roce de tu piel,
Mi corazón, que latía lento
Ahora, comienza a renacer.

Por ello, te brindo mi cama,
Mi reino donde tantas veces
Me he podido perder.
Donde mis sueños
Se enfrentan a mis miedos,
Ahí, donde tantas veces
 Te recordé.

Quiero que seas mis sabanas,
Mis palabras, mi colchón.
Mis lágrimas, mis sonrisas,
Mi fuente de calor…

Quiero que seas mi locura,
A quien odie y ame a la vez,
Quiero  que seas,  al que quiera
Perder de vista,
Y al que al mismo tiempo,
Entre sus brazos,

Me puedas proteger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada